Otra revolución

de Iván Albarracín


   Dicen los eruditos que habrá una próxima revolución tecnológica donde el hombre y la máquina se fusionarán, pero no hay nada nuevo bajo el Sol porque ya somos máquinas, máquinas que matan en nombre de un Dios invisible, máquinas adictas a comida basura, maquinas que veneran banderas manchadas de sangre y se pelean por ellas, máquinas que funcionan con un combustible llamado dinero, máquinas que obedecen a jefes abominables sin rechistar, máquinas que viven sin ser conscientes de lo que significa estar vivo, máquinas que siguen a políticos absurdos sin plantearse nada ni pensar por si mismas.
   No os engañeis porque esa revolución ya ha tenido lugar y hemos renunciado a aquello que nos hacía sentir vivos. Recordad, no sois hombres, sois estúpidas máquinas que seguis a un grupo mayor de máquinas porque nunca habéis pensado por vosotros mismos. 
¿O no?