Queridos abuelos:


de Moribundo Insurgente

               
                                  Hoy vengo a tiraros de las orejas a más de una de vosotras, si, si, a vosotras, a ti que me estás leyendo.
   Inmersos en esta situación de estafa gubernamental globalizada a la que llaman crisis, nos quejamos de que todos aquellos derechos que se consiguieron con sangre se están perdiendo mes a mes debido a las políticas de los vendepatrias de turno.

   Elogiamos esos derechos que consiguieron nuestros abuelos y padres luchando para tener una sociedad más justa y los idolatramos hasta hacerlos héroes, porque lucharon por la libertad. Muchos de ellos fueron detenidos y acusados de terrorismo, insurrección, disidencia o traidores del Estado y fueron torturados, encarcelados bajo la ley de vagos y maleantes, o fusilados en el paredón o bajo la ley de fugas.

   ¿Cómo conquistaron los derechos de los que disfrutábamos hasta hace poco, teniendo en cuenta la época de dictadura que les tocó vivir?, ¿fue mediante manifestaciones pacíficas (prohibidas), mediante concentraciones en las sedes políticas (que no existían)?, ¿scratches a Franco?. No, fue mediante la lucha, los sabotajes, los atentados, las huelgas que acababan a palos por la represión de “los grises”.
   Pues bien, hoy estamos en idéntica situación, salvo por dos únicas diferencias, que “los grises” hoy visten de azul y al Estado ahora se le llama Troika.

   Algunas luchamos para conseguir una sociedad más justa, contra los recortes en sanidad, educación o dependencia, contra los desahucios, contra el hambre y la malnutrición infantil, contra la privatización de las pensiones, contra el rescate de la banca privada con millones públicos (tuyos y míos) debido a los desmanes de sus directivos y la permisividad política, contra la corrupción, contra las reformas laborales que precarizan el trabajo, contra la censura y sus leyes "mordaza", contra la represión cada vez más brutal de este cuento que nos creímos al que llamaron democracia... medidas que hacen que hayamos retrocedido más de 30 años en derechos de todo tipo.

   Luchamos exactamente igual que hicieron nuestros abuelos, aquellos que tanto elogiáis, en un entorno de represión idéntico al de antaño (salvo por los fusilamientos): en la calle !!!!

   Entonces ¿por qué criticas cuando se queman 3 contenedores en un intento de frenar la represión policial?, ¿por qué nos llamas radicales cuando plantamos cara a la injusticias en vez de quedarnos en el sofá de casa viendo Gran Hermano?, ¿por qué te crees a la prensa del Estado cuando nos tachan de terroristas?, ¿qué credibilidad puede tener esa prensa cómplice cuando se demuestra día a día que todo es mentira, que todo son montajes, que no contrastan, que se limitan a informar de los propios partes policiales?. Si tu no quieres mover un dedo por tus derechos, al menos ten la decencia de no criticar a las que sí lo hacemos.

   Nos acusáis y juzgáis sin saber, usáis los mismos métodos y de la misma manera que lo hicieron con nuestros abuelos, esos a los que tanto admiráis, pero que al fin y al cabo, con vuestra actitud, traicionáiS.