Poema

de Manuel Uslacker



No me escribas más, no seas pesado,
no me dediques otro maldito poema.

No me llames, no me nombres...
nunca te quise, me confundí!

No me busques, no apareceré..
ni tan siquiera si me encuentras.


Eres tan insignificante, que ni logró odiarte...

Afeítate, deja de fumar...
y de escribir gilipolleces.

Ponte a picar piedra o a limpiar alcantarillas!

No pongas excusas...
necesito el dinero, y lo necesito ya.

¿ Donde está el puto dinero?

¿ Cómo tienes el valor, de venir con la cartera vacía?

Eres un sinvergüenza, un escritor de pacotilla...
un iluso.

Aparté la mirada del espejo...


Y me fuí!