Antisistema

de Raul Merino




   Hoy tenia tarde de fisioterapia y rehabilitación, al entrar me encontré un cartel de “prohibido teléfono móvil”, justo al lado de otro que “pedía silencio”. La situación no era nada extraña de no ser por el mostrador que había justo debajo de los carteles donde los enfermeros esperan a los pacientes, dos de ellos reían a carcajadas y otro escribía mensajes sin parar.
Bueno aunque la situación era un poco paradójica obedecí, (extraño en mí) pero obedecí.

   De repente un mundo se mostraba ante mí, y no en una pantalla, me dirigí a la máquina de ultrasonidos con mis muletas y cojeando, para allí descubrir que tampoco los pacientes eran obedientes, uno jugaba con su teléfono y dos de ellos se contaban sus vacaciones con un tono que desde la mismísima puerta se escucharía perfectamente. Allí pase los siguientes 15 minutos, en silencio, entre playas de unos chiringuitos de otros y sonidos agudos de partidas del candy crash… mientras yo observaba las paredes llenas de carteles que nadie cumplía.

   “Se ruega dejar las pertenencias en taquilla”, justo al lado de otro donde ponía: “la empresa no se hace responsable de lo que se deje en las taquillas”, curioso dilema se plantea entre masajes y ultra rayos. 

   “Se ruega limpiar las pilas después de los baños de contraste “colgaba de una pared llena de desconchones y suciedad, pues así lo hice, mientras la chica de la limpieza dejo su carro abandonado y no se encontraba en la sala.

   Al salir de los baños el murmullo era aun mayor, más gente estaba en la sala y más gente se contaba sus cosas o incluso llamaba por teléfono.

   Era el momento del fisioterapeuta, de ese mágico momento donde con sus dedos te presiona las partes de tu cuerpo donde más te duele, con la sana intención de arreglarlo... la intención será sana, pero que te acuerdas de todos los santos, las vírgenes y los angelitos del cielo…. Fijo.

   Y empieza a preguntarte ¿de que equipo eres? , ¿que donde has estado de vacaciones? ,… etc. aun entre los murmullos de las playas de unos y las decisiones del regalo de la compañera de las enfermeras, ¿y yo? , aun guardo silencio ... me limito a mirar espejos llenos de dedos donde me veo borroso ,carteles donde se pide que cumplas una serie de normas que no cumplen ni ellos , un reloj donde te marca un horario que nunca se respeta … y pienso ; 

   ¿Esto es el sistema? , ¿Esto es realmente cómo funciona el sistema?, contrasto que si..... me paro , pienso y me doy cuenta de la realidad ….. Yo que soy el único que he cumplido todas las normas……SOY EL UNICO ANTISISTEMA