Naufragando en aguas de la normalidad 1

de Eric Von Bibert


   Cuando pienso como  me he alejado de las reuniones sociales.Alivio, un gran peso menos en la mochila que cargo en este peregrinar hacia la muerte.Solía ir como cualquier mortal a reuniones y comidas, asados familiares y con gente conocida.Ya en mi desparramo de fobias, lograr salir de mi ermita para contactarme
y conversar con las personas generaba en mi, una angustia interminable, angustia de muerte.

    En primera instancia saludar amablemente y sonreír forzadamente. Un rictus de horror se apoderaba, de mi no muy amigable rostro. El dialogo, como en la torre de Babel, el balbucear respuestas acerca del progreso económico y de las ganas de construir una nueva casa, con nuevas comodidades. Las prestaciones de la nueva tecnología en automóviles.Yo no quería saber de esas cosas.El automóvil para movilizarse, claro que sí.No necesitamos más que un Lada ruso de los 70.Y así transcurrían mis intentos de normalidad social.A la hora de los postres llegaban los tan temidas rondas de cuento.

- Che Eric, es tu turno contanos algo.
- No tengo ningún cuento para contar...
- Miren que amargo es Eric, no puede contar un cuento...
 A esto, le seguían comentarios de la horda de comensales tales como: Que amargo sos, en que planeta vivís.

    Después continuaban las los juegos de naipes...

 -Eric vas a ser mi compañero de juego!
 - Mmmmm no, no sé jugar a los naipes....
  -Ahhhhh, el tipo raro de siempre. Eric.

    En fin...con un movimiento grotesco de hombros, yo seguía refugiándome en mis vasos con cerveza y en pensamientos de fuga.

   Y este, es algún pequeño detalle de esas reuniones sociales de las que nunca más participaré.Mis intentos de ser amable y normal han sido sepultados.La falta de misericordia, para los que no terminamos de entender como procede el mundo, subordina a los idiotas.